preloader

Tratamiento del acné felino con terapia láser

Introducción

En la piel del gato se encuentran dos tipos de glándulas (las sebáceas y las sudoríparas). La mayoría de las glándulas sebáceas se asocian a folículos pilosos y su función es la de crear el sebo que impermeabiliza los pelos. Estas glándulas son mayores en la barbilla, los labios, los párpados, prepucio y escroto. La función de estas glándulas no es solo funcional, sino también, de marcaje1.

El aumento en la actividad de estas glándulas provoca el acné felino, pudiendo ocurrir a cualquier edad, siendo la media de cuatro años, no habiendo distinción entre sexos. A nivel celular, se produce una respuesta inflamatoria excesiva. En casos leves, se producen comedones, mientras que en casos graves se produce una infección secundaria, provocando foliculitis, llegando a formándose pústulas con material purulento. En casos más graves se produce pioderma1.

Las lesiones más habituales fueron la presencia de comedones en el 73% de los casos, alopecia, pústulas y pápulas y eritema (41%). La presencia de prurito se observó 35% de los gatos. Malassezia se presentó en el 18% de los casos, mientras que el 45% se observó la infección por bacterias, siendo las más habituales Staphilococos y Streptococos alpha-hemolítico. A nivel histológico se observaron inflamación linfoplasmocítica, dilatación del la glándula sebácea, queratosis, foliculitis, entre otros2.

El diagnóstico se realiza por la observación de la lesión. En casos leves se pueden ver los comedones, mientras que en casos graves, además de las pústulas con material purulento, el paciente presenta dolor y en ocasiones prurito.

Por tanto, el tratamiento va encaminado a la resolución de esta foliculitis, necesitando rasurar la zona y limpiar con clorhexidina. En caso de lesiones graves,  se requiere el uso de antibióticos por vía oral.

En cuanto al tratamiento, también se recomienda el uso de comederos metálicos, así como evitar suciedad en la barbilla.

Pensando en los efectos de la terapia láser, podemos pensar que ayuda a controlar el proceso inflamatorio, aportando elementos defensivos a la zona de lesión. Además, también crea un efecto antimicrobiano, consecuencia del aporte de esos elementos defensivos y dependiendo del tipo de microorganismo que esté provocando la infección. En humana, además, se plantea la terapia fotodinámica para el tratamiento del acné. En medicina felina, todavía es necesario su estudio, pero se podría tratar de una opción terapéutica eficaz3.

DoctorVet cuenta con protocolos específicos que nos pueden ayudar a tratar el acné felino, siendo necesaria la combinación del protocolo inflamación e infección superficial, seleccionando el área que mejor se adapta (las áreas de tratamiento de los protocolos son de >10, 25, 50, 100, 200 y 400 cm2). La pieza de mano será la de barrido, en modo no-contacto, realizando un barrido lento por toda la zona de tratamiento. En este caso, es fundamental una correcta protección de los ojos ya que se encuentran muy expuestos. La agenda de tratamiento será de días alternos, hasta observar un efecto de fotobiomodulación. Una vez observado dicho efecto, se puede espaciar a un tratamiento cada 48 horas, posteriormente dos tratamientos/semana hasta su resolución. En caso de tratarse de un paciente recurrente en el problema se pueden establecer protocolos de mantenimiento, tratando una vez al mes con el objetivo de controlar el proceso inflamatorio.

BIBLIOGRAFÍA
  1. Rosenkrantz et al. The pathogenesis, diagnosis, and management of feline acne. Vet. Medicine (5): 504-12. 1991
  2. Jazic et al. An evaluation of the clinical, cytological, infectious and histopathological features of feline acne. Vet. Dermatology (2): 134-140.2006
  3. Alexiades et al. Laser and light-based treatments of acne and acne scarring. Clin. Dermatolgy (2): 183-189. 2016

¡Ver es creer! ¡ Solicite una cita ahora para descubrir cómo funciona DoctorVet!